Autoestima y Flores de Bach

Como su nombre lo indica, autoestima significa el cariño y afecto que nos tenemos a nosotros mismos. Me gustaría desmenuzar lo que realmente implica amarse, tenerse afecto y quererse. En mi Libro y Curso Activa tu Esencia, trabajamos profundamente sobre ello porque amarse es, para mí, la herramienta fundamental para crear una gran vida, una vida plena, linda y feliz.

Para ello, imagina que eres un campo fértil en el que vas a plantar algunas semillas. Los frutos de esas semillas serán amor, confianza, seguridad, merecimiento, plenitud… todas cualidades que aumentarán tus niveles de autoestima hasta el infinito. Como toda siembra, precisa de fe  porque al principio puede que no veas los frutos pero si tienes constancia y paciencia, la cosecha será una consecuencia natural.

Algunas semillas indispensables para cosechar Amor, afecto por ti, son:

1- Mantener un dialogo interior positivo. Cuando nadie nos oye, no paramos de hablarnos y la mayoría de las veces, esa charla es negativa, llena de quejas, críticas, insatisfacción, aburrimiento. Para sembrar esta semilla, es importante comenzar a observar tus propios pensamientos para comenzar a elegir unos que contengan grandes dosis de amor.

2- Te mereces lo mejor. Lee este artículo y asimila este concepto: https://www.nataliaignaccolo.com/el-merecimiento/

3- Deja de criticarte. No te critiques, cada parte de ti es una pieza importante. Cada trozo de tu historia cuenta quien eres y cómo has llegado hasta aquí.
Cuando te críticas, mantienes tu atención en lo que te falta, en lo que no te gusta de ti, y sin quererlo, estas aumentando tu sentimiento de insatisfacción y, lejos de amarte, lo que haces es querer convertirte en  alguien que no eres. Piensa bien de ti, enfoca en las cosas que se te dan bien. Observa con atención todo lo que has conseguido. Suelta las exigencias y disfruta de cada día, siendo quien tengas ganas de ser.

4- No te metas miedo. Todas tenemos que dejar de hacerlo. Con demasiada frecuencia pensamos cosas que no hacen otra cosa que limitar nuestro potencial. Aprende a pensar en positivo, lentamente irás notando pequeños cambios en tu vida. Deja marchar la necesidad de asustarte. Observa todo con ojos de Amor. 

5- Ser responsable no tiene que ver aquí con las obligaciones a cumplir, ser responsable es hacernos cargo de nuestra vida y de nuestras circunstancias, y encontrar soluciones para avanzar y crear la vida que deseamos.
No entres en la trampa del victimismo, no estregues tu bienestar a otros, si esperas que alguien cambie para sentirte bien, lo que haces es entregar el control de tu bienestar a otras personas. Pregúntate ¿qué puedo hacer para sentirme mejor ahora? Tú puedes ser y hacer lo que desees. Cree en ti, cuida de ti.

6- Haz de la alegría y la felicidad el centro de tu mundo. La alegría y la felicidad están siempre en nuestro interior. Procura estar conectada con ese lugar interior tuyo. Construye tu vida en torno a esa alegría. Cuando nos sentimos felices somos creativas, no nos alteran las pequeñeces y entramos en el mundo de las posibilidades y nuevas ideas.
Siembra esta semilla y riégala con amor todos los días. Ríe, juega, disfruta de tu vida como si fuera, cada día, el último.

Si comprendieras la autoestima como energía, como una frecuencia vibracional, tal vez, te sería más sencillo conectar con ella, aprender a dirigirla, cultivarla y fortalecerla.

Cuando nos sentimos mal, nuestra frecuencia vibracional es débil, baja, y en este estado, probablemente, comencemos a pensar cosas feas y a recordar situaciones similares, sin quererlo, haremos que afloren sentimientos y emociones negativas y entraremos en una nebulosa que hará que percibamos nuestra vida de forma muy muy complicada.

Si, por el contrario, pones tu intención, tu perseverancia, tu energía y enfoque en todo lo que está bien, en lo que quieres, en lo que estas dispuesta a hacer para conseguirlo, en tu bienestar, entonces, tu frecuencia vibracional aumentará y comenzaras a sentirte mejor.

Para ayudarnos, podemos acompañar este proceso con las flores de Bach, ellas trabajan reparando nuestro sistema vibracional aportando equilibrio en donde encuentran desequilibrio.

Para trabajar nuestra autoestima existen varias flores, entre ellas encontramos:

Larch: Autoconfianza. Para quien se siente inferior, espera el fracaso, y tiene miedo de fracasar. Carece de confianza en si mismo. Es la flor principal para trabajar la autoestima. Da impulso para enfrentarse a los obstáculos cotidianos que parecen insuperables por falta de confianza.

Centaury: Para aquellas personas que necesitan la aprobación de los demás, caer bien o agradar o complacer a otros. Miedo al rechazo y a la soledad.

Cerato: Duda en las propias capacidades y dones. Inseguridad para tomar decisiones, pide consejo a los demás. Con esta flor aprendemos a escucharnos a nosotros mismos y conectar con lo que realmente queremos.

Holly:  Conecta con lo esencial y sagrado. Incrementa el amor propio e incondicional.

Pine: Elimina los sentimientos de culpa y auto- reproches. Debilita la auto-crítica y el sentimiento de no merecer.

Las flores son grandes compañeras de viaje hacia nuestra mejor versión, sobretodo en aquellas fases del proceso en las que aún nos sentimos vulnerables.

Puedes consultarme tus dudas y la mejor combinación de flores para ti,

Te envío un gran abrazo de luz,

Natalia

 

 

Acerca de Natalia Ignaccolo

Natalia Ignaccolo es Lic. en Psicopedagogía. Mentora y Terapeuta experta en desarrollo personal y espiritual. Maestra de Reiki, Esencias florales, Monitora de Meditación y Mindfulness, Master PNL. Creadora del curso completo de crecimiento personal y espiritual "Activa tu Esencia". Desde hace varios años acompaña a muchas mujeres en un camino de transformación interior que les ayuda a liberarse de las creencias limitantes y vivir en plenitud la vida que desean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.