Desintoxicación

      No hay comentarios en Desintoxicación

Hoy me levanté y me preparé un vaso de agua con jugo de limón para desintoxicar mi cuerpo de toxinas. Simbólicamente lo que hago es “limpiar y sanar” mi interior de todo aquello que baja mi frecuencia energética y que se instalan, sin mi permiso, dentro de mí.

 

 

 

 

 

 

 

Además, agregué unas gotitas de crab apple, excelente depurador de las Flores de Bach. El legado del Dr. Bach se basa en el hecho de que la enfermedad no sólo es el resultado de trastornos corporales sino que tiene su origen en sentimientos y actitudes negativas que bloquean nuestra energía vital. Las Flores de Bach, te ayudan a armonizar los desequilibrios que puedas sentir en todas las áreas: físico, mental, emocional y espiritual, teniendo además una indudable función preventiva.

Crab apple ( o Manzano Silvestre) purifica. Libera de la sensación de suciedad interna y de impurezas.

Mientras me tomaba el agua con limón y mis gotitas de crab apple no pensaba en cualquier cosa, dirigí mis pensamientos hacia una dirección: liberar espacio.

Mentalmente iba declarando: Libero espacio, suelto, dejo ir todo aquello que baja mi energía. Conecto con mi esencia, aquí y ahora. Pido al Universo que libere todo mi sufrimiento. Gracias

Me encantaría que si lo pruebas, me cuentes tu experiencia 🙂

Luego, me senté frente al ordenador y respondí una de las consultas que llegaron a mi bandeja de entrada:  “tengo pensamientos muy destructivos, me pierdo muy seguido, me salgo de mi eje” ¿Qué puedo hacer?

Una de las cosas más tóxicas que existen son nuestros propios pensamientos, lo que nos contamos mientras nadie escucha. La cantidad de historias repetidas y viejas que repetimos sin control en nuestras mentes. Sin darnos cuenta, somos, nosotros mismos, quienes nos auto-boicoteamos, bajamos nuestra energía y entramos en un bucle negativo que alimenta nuestro malestar y sufrimiento.

Así, comenzamos a echar culpas a todo el que se acerque a nosotros y nos quedamos tan tranquilos…a la “espera” de que algo cambie para empezar a ser felices.

Mi respuesta fue la siguiente:

“Los pensamientos negativos se disuelven en el momento en que te das cuenta lo que estas pensando y elegís con amor prestar atención a cosas que te aporten paz, a algo tan simple y tan difícil como la respiración.
RESPIRA…respira hasta que todo lo que hace que sufras se vaya. Vuelve al momento presente, conecta con tu esencia y todo lo demás desaparecerá 💜” 

Notarás la adicción que tienen los pensamientos negativos por mantenerse donde están, por hacer que te sientas mal, solo/a, aparecerán los miedos y perderás el control de tu bienestar. Es justo en ese momento en el que tienes que continuar, renovar tu fe, y seguir adelante practicando, probando diferentes técnicas, formándote, leyendo, viendo vídeos, escuchando audios, lanzándote a meditar, hacer yoga, pilates… herramientas conscientes y poderosas que te saquen de lo mismo de siempre. Eso mismo hice yo. Al final lo nuevo se vuelve automático y comienzas a ser consciente de las miles de bendiciones que te rodean.

Siempre digo lo mismo, yo estaba en la misma situación y lo cierto es que los pensamientos negativos disminuyen su intensidad en la medida en que re-programamos y dirigimos nuestra mente hacia otro lugar, hacia la paz, hacia nuestro bienestar y nuestra felicidad.

Con amor,

Natalia


 

 

Acerca de Natalia Ignaccolo

Natalia Ignaccolo es Lic. en Psicopedagogía. Mentora y Terapeuta experta en desarrollo personal y espiritual. Maestra de Reiki, Esencias florales, Monitora de Meditación y Mindfulness, Master PNL. Creadora del curso completo de crecimiento personal y espiritual "Activa tu Esencia". Desde hace varios años acompaña a muchas mujeres en un camino de transformación interior que les ayuda a liberarse de las creencias limitantes y vivir en plenitud la vida que desean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.