JUEGOS MINDFULNESS

      No hay comentarios en JUEGOS MINDFULNESS

Susan Kaiser Greenland, creadora del programa de mindfulness Inner Kids, en su libro «Juegos Mindfulness» explica, de forma amena, cómo acercar a las/os niñas/os, a la práctica de mindfulness a través de los juegos.

«Cuando los niños y adolescentes se concentran en una experiencia del momento presente (por ejemplo, la sensación de la respiración o los sonidos en una habitación), sus mentes tienden a aquietarse y se abre un espacio en ellas que les permite percibir lo que está secediendo con mayor claridad…

…A medida que toman conciencia de lo que tiene lugar en sus mentes y en sus cuerpos, los niños aprenden a utilizar sus impresiones sensoriales («estoy inquieto» o «siento un cosquilleo en el estomágo», por ejemplo) como pistas sensoriales para detenerse y reflexionar antes de hablar o actuar. Gracias a este proceso se vuelven menos reactivos y más conscientes de lo que esta sucediendo tanto en ellos mismos como a su alrededor…

Con la practica de mindfulness, los menores puedes desarrollar muchas habilidades  y cualidades como la concentración, la atención, la gratitud, la bondad, la forma de mantenerse en calma, motivación, cómo gestionar sus emociones y elegir sus propias respuestas, entre otras tantas capacidades y beneficios para su desarrollo integral.

Voy a compartir algunos juegos de este mismo libro, con algunas ligeras variaciones que me permito realizar gracias a mi propia experiencia, y algunas actividades de mi propia cosecha para que puedas practicar en familia, estos días, que hay que quedarse en casa. No solo es interesante para las/os niñas/os sino tambien para nosotros, los adultos. Los juegos nos ofrecen una forma diferente de acercarnos a mindfulness.

Uno muy simple: «Sentir los pies». Prestamos atención a la sensación que produce el contacto de las p lantas de los pies con el suelo para relajarnos, concentrarnos y tomar conciencia de lo que está sucediendo en este momento. Es un juego que podemos hacer en cualquier momento y permite cultivar la atención y una forma sencilla de traer nuestra mentes al aquí y ahora.

1- Sentados o de pie, con la espalda recta y el cuerpo relajado. Pueden hacer pequeños movimientos con la intención de relajar el cuerpo.

2- Respira normalmente y observa lo que está sucediendo en tu cuerpo y en tu mente en este preciso momento.

3- Mantén el cuerpo relajado. Si estas de pie evita tensar las rodillas.

4- Dirige la atención a la planta de los pies y observa las sensaciones que surgen en el contacto de los pies con el suelo. Deja que los pensamientos y las emociones aparezcan y desaparezcan en la mente. La idea es hacerlo con lso pies descalsos pero puedes intentar con calcetines y explorar sensaciones o introducir variantes: puedes colocar los pies descalsos sobre diferentes materiales: toallas, alfombras, pañuelos…

5- ¿Estas sintiendo los pies ahora? Si no es así, no te preocupes. Es natural que la mente se disperse . A la mente le encanta jugar. cuando te des cuenta que está pensando en otra cosa, simplemente, con amor, vuelve a llevar la atención a las plantas de tus pies para empezar de nuevo.

*Algunos consejos prácticos:

Puedes llamar a toda la familia y realiza un circulo en medio del salón y practicar este ejercicio.

Concentrate en una sensación, ayuda a calmarse y aquietarse. Pueden mover un pie y sentir las sensaciones que produce el movimiento, luego mover el otro. La sensación al ponerse nuevamente los calcetines, las texturas, la temperatura…

En estos juegos es más importante la continuidad que el tiempo que le dediques a cada actividad, sobre todo al principio.

Otro juego, que podemos hacer por las mañanas y/o por las noches es «las flores y las velas». Con este juego aprendemos a prestar atención a la respiración, de forma consciente y pausada.

La respiración nos permite intervenir en el sistema nervioso autonómo centrando suavemente la atención en la inspiración y exhalación. Al inspirar llevamos energía al cerebro y nuestro estado de alerta se activa, nos volvemos más atentos. Y en la espiración, potenciamos la relajación y la calma.

Esta actividad podemos hacerla de pie o sentados, conectamos con el cuerpo, nos aseguramos de que este relajado, la espalda derecha y respirando normalmente.

Pidele a los/as niños/as que levanten su dedo índice y se imaginen que es el tallo de una flor. Con cada inspiración vamos a «oler nuestras flores» (el dedo se mantiene derecho)  y en cada exhalación  vas a pedirles que inclinen el dedo índice imaginando que «soplan una vela». La exhalación la podemos hacer por la boca, como si estuvieramos soplando la vela. ¿Repasamos? Inspiro y colocamos el dedo derecho como si fuera el tallo de nuestra flor y espiramos, por la boca, inclinando el dedo como si estuvieramos soplando una vela.

*Este juego permite relajarse y aquietarse.

La mayor parte de nuestro sufrimiento psicológico surge de la dispersión mental, la cual resulta agotadora. Con los pensamientos, muchas veces, alimentamos, sin darnos cuenta, pensamientos y sentimientos de infelicidad. Por ello, es importante aprender que, cuando esto ocurre, debemos proporcionar a nuestras mentes un punto de anclaje, un lugar fijo y neutral al que pueda dirigirse.

Para anclar nuestras mentes podemos utilizar muchas ideas: pintar un mandala, jugar con el cuerpo, hacer un dibujo, mirar un objeto durante unos segundos y ver quien se distrae primero… Un juego que me gusta a mí es jugar con el cuerpo: podemos aplaudir y que las/os niñas/os imaginen que tienen los pies pegados al suelo y mueven el resto del cuerpo al compás de nuestras palmas; podemos aplaudir lento y rápido para alternar movimientos de agitación y de calma y así podremos trabajar con ellos la diferentes sensaciones que aparecen. 

Cualquier anclaje que elijas, el objetivo es «dirigir la mente hacia algo específico», además puedes ir alternando, con amor, algunas preguntas:

¿Cómo te sientes?, si la respuesta es nervioso: ¿cómo esta tu cuerpo cuando te sientes nervioso, puedes darte cuenta?. Si la respuesta es tranquilo ¿puedes darte cuenta cómo está tu cuerpo cuando esta tranquilo? ; y, si por ejemplo, la respuesta es aburrido: ¿Cómo esta tu cuerpo cuando te sientes aburrido?; otras preguntas podrían ser ¿en qué estas pensando en este momento? ¿está tu cuerpo tenso?… las preguntas tienen la finalidad de ir conectando la mente y el cuerpo, se realizan abiertas y con amor, permitiendo que aparezcan o no las respuestas. ¿Cómo te sientes cuento estas atento a lo que estas haciendo? ¿Esta tu mente concentrada en lo que  estas haciendo? si no es así, no te preocupes, traela de vuelta a tu actividad.

Un juego especial para descubrir la difrencia que existe cuando hacemos algo en calma y cuando estamos nerviosos o nuestra mente está dispersa, es el llamado «bote de la calma», un frasco de plastico, con 3/4 partes de agua, al que le agregamos brillantinas o estrellitas.

Cuando el agua esta quieta podemos preguntar si pueden ver al otro lado a través del frasco

¿Qué crees que pasará si la agito? ¿podras ver al otro lado a través del agua?

Luego agitamos el frasco y preguntamos ¿puedes ver ahora? (la brillantina formará un remolino y el agua se enturbiara)-

Ahora pedimos a los peques que coloquen una mano en el ombligo o  en el pecho y respiren suavemente (mientras el agua del bote se calma)

Y volvemos a preguntar ¿puedes ver a través del agua ahora? ¿Es que han desaparecido la brillantina o las estrellitas? No. siguen ahí. Los pensamientos son como esas brillantinas. Nuestra mente puede llegar a agitarse tanto que nos impide ver con claridad, pero si aprendemos a sentir la respiración y no hacemos caso de los pensamientos, estos se calman, se asientan y somos capaces de pnsar con claridad de nuevo.

Ahora prueba nuevamente todo el proceso!

Aquí tienes algunas ideas para comenzar, iré comparitendo más… es muy fácil introducir esta práctica en nuestros hábitos y rutinas diarias.

Me encantaría que pruebes y me cuentes qué tal te ha ido.

Con amor,

Natalia

Cualquier pregunta o inquietud, no dudes en enviarme un mensaje: nataliaignaccolo@gamil.com

Acerca de Natalia Ignaccolo

Natalia Ignaccolo es Lic. en Psicopedagogía. Mentora y Terapeuta experta en desarrollo personal y espiritual. Maestra de Reiki, Esencias florales, Monitora de Meditación y Mindfulness, Master PNL. Creadora del curso completo de crecimiento personal y espiritual "Activa tu Esencia". Desde hace varios años acompaña a muchas mujeres en un camino de transformación interior que les ayuda a liberarse de las creencias limitantes y vivir en plenitud la vida que desean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.