Las apariencias engañan

      No hay comentarios en Las apariencias engañan

las-apariencias-engañan

Dios siempre me da oportunidades de aprendizaje, desde que he aprendido a mantener mi paz interior y a no tomarme las cosas que otros hacen de forma personal , todo y digo TODO lo veo y siento diferente.

Siempre tendemos a mirar hacia afuera, es inevitable, es como una respuesta por inercia. Creo que somos muy incoherentes: le decimos a los demás lo que tienen que hacer y nosotros hacemos lo contrario, pero como «supuestamente» nadie se entera, seguimos igual. Pero sí hay alguien que se entera: tu ser interior y tu salud reciben el mensaje de la incoherencia entre lo que piensas y haces.

Siempre hacemos lo mismo: Echamos las culpas afuera, es mucho más fácil.

Cuando hablamos siempre nos referimos a los otros, a los amigos, a la pareja, a las instituciones, nos quejamos de lo mal que lo hacen los demás, no quejamos de la vida, de aquello y de lo otro también. Muy pocas veces nos detenemos a pensar: ¿qué podemos hacer cada uno de nosotros para mejorar nuestro mundo? 

Responder a esta pregunta implica responsabilidad. Implica frenar «el cuento de criticar todo lo que veo» para mirar hacia adentro y encontrarse con uno mismo, con la verdad, para saber qué hacer y por donde empezar.

Responsabilidad es la capacidad que tiene cada persona de responder a una situación, y existen dos formas de responder, por tanto, dos clases de personas:

Las que actúan asumiendo las consecuencias y las que se esconden detrás de las acciones de los demás. La diferencia quizás no la notes al principio pero es enorme y los resultados que obtengas en tu vida también serán diferentes.

Yo formé parte del segundo grupo por mucho tiempo, y se me ocurren algunas razones para explicar por qué adoptamos esa actitud:

  • Porque no nos apreciamos lo suficiente y nos encontramos con personas que nos lo hacen saber.
  • Porque intentamos agradar a los demás por miedo a que no nos quieran o por miedo a no formar parte de algo.
  • Por no sentirnos solas.
  • Porque decimos sí y en realidad queremos decir no, y esto nos enoja.
  • Porque aceptamos lo mismo de siempre porque en el fondo tenemos miedo de decir lo que pensamos o tenemos miedo de hacer algo diferente.

Todas estas razones sin sentido, como verás, responden a una sola palabra: MIEDO.

Miedo a romper con las barreras que nosotros mismos nos imponemos, miedo a no conseguirlo. Pareciera que algo o alguien nos «ata» a lo mismo de siempre porque creemos que nuestros sueños pueden ser demasiado «altos», y ni siquiera lo intentamos o abandonamos, pero en realidad lo que es «baja» es nuestra capacidad para alcanzarlos.

Hoy quiero que recuperes tu valentía y te encuentres con el amor a ti misma. Quiero invitarte a que dejes de mirar hacia afuera y te encuentres con tu propia sabiduría y amor interior, para ello, comparto contigo algunas pequeñas acciones que pueden cambiar por completo tu vida, y que harán que dejes de esconderte para pasar a crear, lentamente, la ruta que te lleve directamente a lo que quieras ser y hacer.

Si yo pude, tú puedes hacerlo también. Solo tienes que decidirte y mantener con valentía tu decisión. Dios te pondrá muchas pruebas, yo creo que es para conocer si vas en serio. te equivocarás ciento de veces… mucho mejor. Deseo realmente que te equivoques lo antes posible porque eso significará que te encuentras con más conocimiento y más cerca de lo que deseas.

Te propongo estas pequeñas acciones que pueden cambiar tu día, y ya sabes…la suma de muchos días conforman tu vida: 

  1. Ama más y preocúpate menos.
  2. Abraza más
  3. Sueña más, sueña en grande. ¿Quien te dijo que es imposible? seguro que alguien que no ha podido hacerlo.
  4. Diviértete más (si tienes niños juega con ellos)
  5. Di más veces «te quiero», sobretodo a ti misma.
  6. Respeta las decisiones de todos y sobretodo «las tuyas».
  7. Deja de quejarte
  8. Deja de criticar al vecino, a tu familia y a ti misma
  9. Da siempre lo mejor de ti, con mucho amor y el resultado siempre será positivo (aunque al principio no puedas verlo así)

Haz alguna pequeña acción de amor por ti y cambiarás tu mundo. Te lo aseguro. Yo lo he hecho y funciona.

Deseo con amor que este artículo te inspire a soltar los miedos y comenzar a crear algo diferente en tu vida: en el amor, en el trabajo o en lo que tu decidas. Las decisiones que tomes son el primer paso hacia tu felicidad.

Miles de besos

Natalia

Acerca de Natalia Ignaccolo

Natalia Ignaccolo es Lic. en Psicopedagogía. Mentora y Terapeuta experta en desarrollo personal y espiritual. Maestra de Reiki, Esencias florales, Monitora de Meditación y Mindfulness, Master PNL. Creadora del curso completo de crecimiento personal y espiritual "Activa tu Esencia". Desde hace varios años acompaña a muchas mujeres en un camino de transformación interior que les ayuda a liberarse de las creencias limitantes y vivir en plenitud la vida que desean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.