Mal de Amores. Los errores más comunes que comentemos en las relaciones de pareja.

Si hay algún área en la que considero que me he vuelto una experta es en las relaciones de pareja. Poco a poco, a medida que mi mente y mi cuerpo me lo vayan pidiendo les iré compartiendo diferentes «momentos» de mi propia experiencia personal.

¿Para qué compartirlo? Creo que el Universo me envía, constantemente, parejas que atraviesan dificultades y lo he tomado como un mensaje, tal vez, si comparto mis aprendizajes pueda inspirar a miles de personas a sanar sus relaciones y a encontrarse desde amor y la consciencia.

Si me estas leyendo, tienes pareja y sientes que no terminan de entenderse, entonces, lo que voy a contarte, pueda que te interese.

Uno de los errores que cometemos las parejas es crear expectativas basadas en nuestros propios deseos.

Mientras nos conocemos, vamos creando una imagen del otro, que tiene más que ver con nosotros mismos que con el otro. Una imagen de como «debería ser mi pareja o cómo nos gustaría que fuera»…Así, esa imagen se convierte, sin darnos cuenta, en expectativas que, rara vez, coinciden con la realidad. Este es el origen de muchas discusiones.

Lejos de aceptar al otro como es, comenzamos una lucha interminable por querer cambiar al otro para que así cumpla con nuestras expectativas.

Cuando nuestra pareja no responde como nosotros esperábamos que lo hiciera, comenzamos a echar culpas, señalar y sacar lo peor de nosotros mismos como niños pequeños con rabietas.

¡Que locura! pero real. Este error disuelve muchas parejas.

Otro error común que se desprende del primero es luchar en lugar de aceptar. Nos pasamos la vida «luchando con la realidad».  

La lucha nos coloca en un lugar horrible y sin salida de victimismo, queja y justificaciones que no nos permiten ver la luz.  Un lugar de «espera» en el que creemos que no podemos hacer nada al respecto, en el que pensamos que hasta que el otro no cambie no podremos ser felices… menuda carga echamos sobre los demás, la carga de nuestro bienestar y de nuestra felicidad. De esta forma perdemos el control de nuestra experiencia y la gran posibilidad de reflexionar sobre qué podemos hacer nosotros para mejorar o cambiar lo que está sucediendo.

Aceptar no significa resignarse, lo explico cada vez que hablo de la aceptación. Aceptar es tomar consciencia de lo que está sucediendo en nuestra relación y acto seguido elegir desde el amor qué respuesta vamos a ofrecer.

Aceptar es elegir a otra persona sin juicios, sin expectativas y sin deberías. Aceptarlo como es porque así, tal y como es, me suma.

No vale estar con alguien porque sí o por miedo a la soledad. Y de aquí pasamos al gran error que cometemos en todas las relaciones: El Apego.

«No sé que haría sin ti» o «sin ti me voy a morir» …

Pasar de la media naranja a la naranja completa, precisa de un acto de humildad y valentía como el que requiere dejar al otro en paz para encontrarse con uno mismo y reinventarse. Tener la capacidad de reconocer al otro como espejo, observar lo que me refleja y hacer algo al respecto. Dar el primer paso. Cambiar porque se me da la gana, porque quiero ofrecer la mejor versión de mi y no porque el otro me lo imponga o no le guste como soy.

Una vez adentrados en el camino del auto-conocimiento y la consciencia, toca elegir, con amor, qué es lo que quieres para tu vida y qué vas a hacer para conseguirlo.

En ese camino descubres frases como: soy feliz contigo pero también soy feliz sin ti.

Hay ocasiones en las que me preguntan ¿Hasta cuándo? ¿cómo sé si esta relación es para mí? y siempre respondo con una frase de Diana Cooper que me encanta:

«Mira hacia tu interior y decide qué es lo que verdaderamente quieres y cuál es exactamente tu visión. Cuando resuelvas tu conflicto interior, la otra persona debe, siguiendo la ley universal, salir de tu vida o cambiar de actitud».

Cuando tu cambias, todo en tu vida cambia.

Te mereces toda la felicidad del mundo. Es de vital importancia que te encuentres a ti mismo, liberes todos tus miedos, cadenas, deberías y te lances a la aventura de vivir una gran vida. Tú elijes qué tipo de vida quieres vivir y qué tipo de relaciones deseas disfrutar.

Te recomiendo escuchar los audios en donde explico las leyes universales, pueden guiarte en tus relaciones 🙂 

Con amor,

Natalia


Consultas y sesiones on line: nataliaignaccolo@gmail.com

 

Acerca de Natalia Ignaccolo

Natalia Ignaccolo es Lic. en Psicopedagogía. Mentora y Terapeuta experta en desarrollo personal y espiritual. Maestra de Reiki, Esencias florales, Monitora de Meditación y Mindfulness, Master PNL. Creadora del curso completo de crecimiento personal y espiritual "Activa tu Esencia". Desde hace varios años acompaña a muchas mujeres en un camino de transformación interior que les ayuda a liberarse de las creencias limitantes y vivir en plenitud la vida que desean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.