Me libero de la culpa.

      No hay comentarios en Me libero de la culpa.

 

Hola a todos!

Hoy estaba escribiendo sobre «PINE», una flor de Bach extraordinaria cuya esencia aporta alivio cuando aparece el sentimiento de culpa.

La culpa nos hace sufrir, es un sentimiento que no aporta paz y nos debilita. En mi camino de autoconocimiento he tenido que trabajar mucho con este sentimiento. Aprendí a tomar consciencia, ponerle un nombre, descubrir que no era real y respirar hasta que no doliera.

En mi curso Activa tu Esencia en el que reflejo todo mi camino, paso a paso, de reinvención y despertar, por supuesto hablo de la culpa y de mis aprendizajes respecto a ella.

La culpa es una ilusión, al menos eso dice un curso de milagros.

Lo cierto es que duele y parece bien real. Para mí, la culpa es una respuesta emocional a la cantidad de pensamientos inútiles que rumian incansablemente dentro de nuestra mente.

Nos quedamos atrapados en los «debería haber hecho … debería haber dicho», «Hice tal cosa y ahora me siento mal»… ya sabes, ese tipo de pensamientos que torturan y coartan nuestra libertad. 

Un Curso de Milagros dice que sentimos culpa porque hemos juzgado o nos han juzgado.

Lo cierto es que juzgamos todo, todo el tiempo. La mente está llena de juicios , opiniones, y expectativas que determinan la forma en la que afrontamos las relaciones y las situaciones.

Estos juicios nos dicen lo que se supone que es correcto y lo que no lo es, y así, casi sin darnos cuenta, entramos en la rueda de «los deberías», de los » cómo deberíamos de responder, o cómo deberían de hacerlo los demás» …. La culpa tiene dos íntimos amigos: el sacrificio y el castigo: Si las personas no se compartan como yo espero, entonces, aparece la necesidad de castigo, necesidad de hacer sentir al otro culpable porque no actuó «como debería de haberlo hecho», obviamente, «cómo debería de haberlo hecho» según nosotros. Y lo mismo ocurre a la inversa. Nos sentimos culpables cuando decimos sí y queremos decir no, nos sentimos culpables cuando no actuamos como esperan que lo hagamos, nos sentimos culpables cuando hacemos daño sin quererlo porque no respondemos a las espectativas de los demás o mejor dicho, no actuamos según sus creencias, entonces, aparece «el sacrificio», hay que sacrificarse para que el otro sea feliz, «tengo que ser bueno» «tengo que responder según lo establecido»… podría seguir… miles de pensamientos en bucle que nos torturan y no nos dejan en paz.

La culpa es hija del Miedo y cuando estamos conectados a este tipo de emociones significa que nos hemos alejado del Amor, alerta más que suficiente para tomar consciencia y volver a conectar con la energía sagrada del Amor.

¿Cómo lo hacemos? ¿Qué podemos hacer?

Podemos comenzar por darnos cuenta cuando algo va mal

Luego aprender a ponerle palabras, por ejemplo: Siento culpa, me siento culpable por…debería hacer tal cosa… Tengo que…No supe decir que no… hice algo que quería hacer, me equivoqué…

Acepta. Aceptar nos aleja del sufrimiento. No podemos cambiar lo que pasó pero si podemos hacer algo, ahora, con nuestras secuelas.

Olvidate de luchar con lo que sientes. Respira y acepta. El secreto es no quedar atrapado en ese estado y comprender que se presenta como un gran maestro espiritual para que recuerdes quién eres.

Trabaja el amor por ti. Todo lo que haces desde el amor no puede crear culpa.

Toma decisiones que te aporten paz, no pierdas energía en situaciones o personas que sacan lo peor de ti, aceptalas y elige el tiempo que vas a dedicarles, aprende a poner límites.

Si alguien se enoja, no intervengas, forma parte de su evolución. Tu tambien eres el reflejo dónde otras personas pueden encontrarse.

Suelta y liberate. ¿Cómo? Dandote cuenta de que tu no eres esa emoción, no eres tus deberías, no eres tus pensamientos, eres mucho más que todo eso.

Eres amor, eres luz, eres energía sagrada. Dentro de ti habita una versión imparable que merece una vida increíble. La decisión es tuya. 

 

Miles de bendiciones,

Natalia

Si deseas liberarte de la culpa, únete al Curso Activa tu Esencia, aprenderás a vivir en paz, plena y despierta. 

 

Acerca de Natalia Ignaccolo

Natalia Ignaccolo es Lic. en Psicopedagogía. Mentora y Terapeuta experta en desarrollo personal y espiritual. Maestra de Reiki, Esencias florales, Monitora de Meditación y Mindfulness, Master PNL. Creadora del curso completo de crecimiento personal y espiritual "Activa tu Esencia". Desde hace varios años acompaña a muchas mujeres en un camino de transformación interior que les ayuda a liberarse de las creencias limitantes y vivir en plenitud la vida que desean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.