Nunca es suficiente

      No hay comentarios en Nunca es suficiente

Las palabras como «nunca» «siempre» «todo» «nada» son trampas que tiene el pensamiento para «generalizar» nuestra vida, para hacernos creer que lo que nos pasa es siempre así. ¿Siempre es lo mismo? no, siempre no nos sentimos mal, a veces o muchas veces pero no siempre. «Nunca estoy bien» ¿es verdad? ¿nunca estas bien?…»bueno aquella vez que estuve en mis vacaciones me sentía bien..»,  eso es suficiente para que la palabra «nunca» quede desactivada.

La vida se construye de momentos y si aprendemos a vivir plenamente cada uno de ellos, encontraremos más paz y más calma.

Cuando tenemos este tipo de pensamientos: «nunca es suficiente» «nunca me alcanza» «no puedo hacer nada»… significa que no estamos vibrando en la frecuencia correcta. Siginifica que estamos generalizando, que no estamos pendientes, presentes… atentos.  ¿Cual es la frecuencia correcta? la que nos aporta paz, la vibración de la plenitud, del amor, de la felicidad. «Darnos cuenta de ello» es nuestra gran misión.

«No llego…No tengo….no puedo … me falta… necesito esto para ser feliz… todo es muy dificil… no es suficiente..no lo hice bien…hice el rídiculo….» todos estos pensamientos son indicadores de que nos hemos salido del camino, síntomas de que hemos cambiado de frecuencia sin darnos cuenta.

«me siento mal…siento angustia…siento algo que no sé que es pero no me hace sentir bien… » Este tipo de emociones y sensaciones son indicadores de que no estamos vibrando en la frecuencia de nuestra paz interior, ni de lo que nos hace bien.

Tal vez sea más sencillo darnos cuenta, primero, de lo que sentimos, darnos cuenta de que algo no va bien porque nos sentimos mal. Luego, si exploramos, descubrimos que detrás de «ese sentir» hay pensamientos que rebolotean en nuestra mente recordando algún momento desagradable, de autocrítica, alguna discusión, algo que dijimos o que no dijimos…» atrapados en nuestra mente van alimentando nuestro malestar y cambiando nuestra frecuencia.

Una vez leí que nuestra única tarea era simplemente darnos cuenta cuándo nos salimos del camino y regresar con mucho amor a la consciencia, a la frecuencia de todo aquello que nos hace bien.

Si no te sientes bien, siginifica que por tu mente están deambulando pensamientos negativos. Si algo, lo que sea,  te hace sentir mal, significa que te has salido de la frecuencia de lo que te hace bien. Solo tienes que darte cuenta y cambiar de frecuencia.

¿Cómo cambiamos de frecuencia?

Los anclajes los eliges tú, hay miles de herramientas que nos ayudan en este aspecto. Yo, las que más utilizo, son los mantras combinados con la respiración consciente, palabras elegidas a conciencia para cambiar de frecuencia y una respiración atenta que me permita observar lo que está ocurriendo dentro de mí y no involucarme. Lo repito las veces que sea necesario y, al final, comienzo a observar como se diluyen, cómo esos pensamientos disminuyen el volumen.

Y el último paso: el enfoque. Comienzo a visualizar mis sueños, a conectar con mi esencia y con el amor… comienzo a elegir, de forma consciente, palabras bonitas y pensamientos felices.

Cada vez que te sientas mal, detente, ese no es el camino hacia tu paz. 

 

Con mucho cariño,

Natalia

Acerca de Natalia Ignaccolo

Natalia Ignaccolo es Lic. en Psicopedagogía. Mentora y Terapeuta experta en desarrollo personal y espiritual. Maestra de Reiki, Esencias florales, Monitora de Meditación y Mindfulness, Master PNL. Creadora del curso completo de crecimiento personal y espiritual "Activa tu Esencia". Desde hace varios años acompaña a muchas mujeres en un camino de transformación interior que les ayuda a liberarse de las creencias limitantes y vivir en plenitud la vida que desean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.