Quién Soy

Hola! Mi nombre es Natalia Ignaccolo, nací en Buenos Aires, Argentina.  Soy madre de tres niños hermosos (dos niños y una niña). Actualmente vivo en Linares, ciudad preciosa donde nació y creció mi abuelo, en la provincia de Jaén en España.

Mi primera formación fue Psicopedagogía, una experiencia que me ayudó a comprender la vida como un proceso de aprendizaje. Mi gran pasión ha sido y es ayudar a las personas a vivir felices, creando y disfrutando de una vida en plenitud y éxito.

Creo fielmente que todos nos merecemos una vida llena de amor, libertad y paz. Por ello, he decidido aportar mi granito de arena para que mis hijos y todos los niños del mundo disfruten de un mundo consciente y extraordinario.

Actualmente trabajo como Coach Espiritual & Terapeuta Holistica. 

 

Comencé trabajando con las mujeres porque me siento totalmente identificada con todas esas mujeres «Valientes» que, sin saberlo, son líderes y pilares fundamentales para sí mismas y sus familias… hasta que un día mi hijo mayor me dijo: «¿mamá por qué no trabajas con los hombres también?» … y pensé que era el momento perfecto de abrir mi mensaje al mundo y a todas las personas que quisieran crear y vivir una vida feliz y plena.

¿En qué creo? 

  • Creo en Dios como una energía sabia e ilimitada (universal). Una energía de amor que nos abraza a todos y a todas.
  • Creo que la vida es una escuela de aprendizaje para que recordemos nuestro poder interior, nuestro potencial de creación, y nuestro estado natural de felicidad y plenitud.
  • Creo en el poder mágico de mis pensamientos y en nuestro derecho a la abundancia.
  • Creo que los miedos son una ilusión y que el amor es lo único real.
  • Creo que una vida con consciencia es una vida más feliz.

Un poco de mi historia personal…

Soy emprendedora por naturaleza.

Para mí emprender es un estilo de vida. Es una actitud. Es ir en busca de las oportunidades y afrontar los problemas de la vida como retos. Es liderar mi vida y crear con amor las experiencias que deseo que sucedan en ella.

Desde siempre tuve claro que quería ayudar a los demás, aunque no sabía muy bien cómo iba a hacerlo. Lo único que tenía claro en aquel momento era que primero tenía que rescatarme a mi misma.

He realizado diferentes cursos buscando la clave para vivir en paz interior  y plenitud.

A los 21 años, algo dentro de mi tenía la fuerte necesidad de explorar y cambiar. Mi abuelo materno, Luis,  era de aquí de Linares (España) y yo conocía la ciudad porque desde chica habíamos venido de vacaciones en varias ocasiones, de modo que decidí que era un buen lugar de destino.

Creo que la vida te ofrece «bellas sincronicidades» a las que nosotros llamamos casualidad o suerte

Aquí conocí a mi marido y comenzó mi etapa familiar, por decirlo de alguna forma. Mi profesión quedó algo desordenada porque tenía una prioridad: iba a ser madre. Durante bastante tiempo navegué entre la incertidumbre y la nostalgia. La maternidad ha resultado ser un punto de inflexión en mi vida y aquí comenzó mi camino de auto-conocimiento y consciencia. 

Mi vida profesional continuaba, aunque la combinación con lo familiar ha sido un gran trabajo. Económicamente comenzaba una etapa diferente y, en lo personal, complicada; y digo complicada porque me dí cuenta que mi relación con el dinero era desastrosa. Todo parecía salirme mal y no sabía cómo salir del laberinto. Tenía que volver a encontrarme conmigo misma y recuperar mi autoestima y mi felicidad.

El milagro: dejar de vivir en automático y tomar consciencia.

Ser madre ha sido un antes y un después en mi vida. Gracias a ello, mi forma de ver y comprender la vida cambió radicalmente.

Aprendí a crear mi propio concepto de felicidad. Para mí, vivir feliz es vivir presente, conciente, con aceptación y desapego. Aprendí que ser feliz no es sinónimo de alegría. Uno puede atravesar momentos tristes y aún así ser feliz. Aprendí que ser feliz es una decisión y el resultado de mis pensamientos.

Hoy en día cuando hago mis talleres comparto que a mí me pasan las mismas cosas que a todas… en mi andar me encuentro con muchas limitaciones, cometo errores, la vida me pone a prueba constantemente… la única diferencia, con la Natalia de ayer, es que todo eso no me afecta, ya no espero que nadie me salve, ya no echo las culpas a los demás. Solo respiro, aumento mi consciencia, conecto con mi esencia y cargada de nuevos aprendizajes, avanzo, fluyo y resuelvo.

Si quieres resultados diferentes, tienes que comenzar a hacer cosas diferentes.

Hoy es un buen día para transformarte, renovar tu energía y volver a creer en tus sueños.

Vivir en paz es posible 🙂

 

Llevo muchos años acompañando a muchas mujeres y familias, a liberarse de las limitaciones internas, recuperar su confianza, descubrir su verdadera esencia  y sintonizar con su propósito de vida. 

 

Cuando estamos bien por dentro, lo de afuera es una consecuencia natural.

Un abrazo grande de luz,

Natalia

NATALIA IGNACCOLO CV

 

 

 

4 pensamientos en “Quién Soy

  1. Sabrina Martinez

    Me parece que has recorrido un largo camino muchacha y en ese sentirte mejor has colaborado con otras mujeres para llegar a buen puerto y seguir navegando.Espero que tus enseñanzas me ayuden a vivir mejor.Gracias.Estamos en.contacto.

    Responder
  2. Adriana Rodríguez Difonso

    Hola Nati. Soy de Mendoza. Argentina. Te conocí a través de un chat de Ayuda en donde lo que leía, aparecía tu nombre y web. Al principio no me percaté en conocer el sitio. A medida que entraban los chats, comenzó a resonar TODO tanto en Mi, que tuve la curiosidad. Y ésta señal es muy potente. La que me acerca a escucharte y querer conocerte. Quisiera tener contacto con Vos en linea. Espero sea posible. Ya me suscribi a la comunidad. A la espera de tu respuesta. Te envío un fuerte abrazo. Saludos. Adriana

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.