Revisando nuestras creencias

      No hay comentarios en Revisando nuestras creencias

Revisar nuestro sistema de valores, nuestras creencias más básicas acerca de lo que vale la pena o no, es un ejercicio muy sano porque es posible que nuestra filosofía nos esté haciendo la vida imposible. Rafael Santandreu

A veces, sucede que deseamos una cosa pero nuestra mente, nuestros pensamientos, nuestras palabras dicen otra. No sé si te ha sucedido, veamos algunos ejemplos:  deseo abundancia económica pero pienso en todo lo que no puedo pagar, quiero una pareja pero pienso todo el día en que no la voy a encontrar, o que todos los hombres o mujeres son iguales, quiero más salud pero pienso en todo lo que me duele… la vida, dicen, es el reflejo de nuestro mundo interno, yo creo en ello, creo que a través de mis relaciones y mis experiencias, de los resultados que obtengo en mi vida,  puedo conocer algo más sobre mí, puedo ser consciente de todo lo que soy capaz de pensar en un solo momento, y también, con un poco de esfuerzo, puedo acceder a “esas” creencias tan escondidas y aprendidas hace ya mucho tiempo, que repito por inercia y que, obviamente, me limitan.

Piensa bien, te sentirás mejor…

Piensa mal y te sentirás peor…

Una regla de tres simple que, en el día a día, pareciera esfumarse.

Para cancelar con los pensamientos recurrentes y tóxicos, y sanar “esas creencias” que habitan dentro de ti y no te permiten construir la vida que sueñas, puedes repetir el mantra de Ho´oponopono, te aportará alivio, esperanza, amor y paz. Eso es lo que yo hago. En cuanto me doy cuenta de que me estoy sintiendo mal porque estoy pensando en cosas que no me aportan paz, inmediatamente, me detengo y cancelo la cadena de pensamientos automáticos con un simple y mágico mantra:

Lo siento, Perdoname, Te Amo, Gracias

Y agrego…”Dios, limpia en mí todo pensamiento y creencia que esté limitando mi relación con… el dinero, el amor, la salud, la abundancia…”

Repito varias veces este mantra y muchas veces al día, sobretodo cuando no encuentro explicación o cuando repito algunas reacciones que ya no quiero repetir. Si estoy en casa, busco música de fondo que me aporte paz, de reiki o meditación, y alterno concentrándome en la respiración. Simplemente tomo consciencia.

Recuerda, no todo es tan grave ni todo es tan malo, has aprendido a hacer las cosas de una forma y lo has repetido una y otra vez sin cuestionarte si “eso” que piensas te hace bien o no.

Detente de vez en cuando y pregúntate si lo que estas pensando es útil para tu paz. Si la respuesta es no, repite el mantra, concéntrate en ello, respira, calma tu mente y conecta con el amor que habita dentro de ti. De esta forma sacarás tu mejor versión y te enfocarás en aquello que quieres. Tus pensamientos se alinearán y toda tu energía funcionará en la misma frecuencia.

Con amor,

Natalia

 

Acerca de Natalia Ignaccolo

Natalia Ignaccolo es Lic. en Psicopedagogía. Mentora y Terapeuta experta en desarrollo personal y espiritual. Maestra de Reiki, Esencias florales, Monitora de Meditación y Mindfulness, Master PNL. Creadora del curso completo de crecimiento personal y espiritual "Activa tu Esencia". Desde hace varios años acompaña a muchas mujeres en un camino de transformación interior que les ayuda a liberarse de las creencias limitantes y vivir en plenitud la vida que desean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.